• Edi Song

Crónicas del subsuelo: San Pedro el Cortez 2017 (Periodismo Gonzo)



Me vine bien puteado cargando la cruz que más pesa bajo el sol en la carretera. Esa semana me la había pasado disque-estudiando en Guanajuato. Eso le había dicho a mis padres la ultima vez que los había visto. Realidad: Tomando diario con mi compita el abogado que vive arriba de la universidad. A parte de tomar vicio, el fin de semana decidimos tomar un ride a León, para ver a San Pedrito el Cortez en acción. Era la primera vez que venían para acá (León) y teníamos que asistir. Una promotora local llamada; Factory House, los había convencido de venir antes del concierto a visitar sus instalaciones. Así que, nos aventuramos desde las 4:20 pm para llegar a conocerlos.


7 P.M. Factory House: “Patio Interior”


Chiflamos en una esquina y nadie nos escuchó. Al hacer lo mismo en la siguiente cuadra, salió un compa a la puerta del lugar ése. Lo saludamos con ademanes y entramos al lugar. Eran más de las 7:15 pm y para nuestra sorpresa; casi no había nadie. Nada más, dos fulanitos que ni sabían que pedo con su vida. Los ignoramos y nos pasamos a prender un cigarro al patio interior. Después de un rato, se escucha llegar la troca afuerita del edificio. Atraviesan la puerta con un empujón y se meten los integrantes de la banda. Los recibimos con un apretón de manos y los invitamos a pasar al patio donde estábamos. Nos sentamos a la mesa y comenzaron a tirarse palabras cruzadas llenas de albures y sobrenombres etílicos. Hasta que se hizo la paz de la siguiente manera: Gabby, (que venía en remplazo del guitarrista principal, Aris Chagoya) se forjaba un porro de dos dedos de ancho. Lo roló a la derecha con Diego Córdoba (voz/guitarra), Edgard Collins (bajo) fue el siguiente y al último, Mario Alarcón (batería), y finalmente era mi turno.

9:32 p.m. ¡Vámonos!


Mientras todos los camaradas aperraron lugar en el único coche disponible para el personal. El compa que organizó la movida, me dijo:

-¡Súbete en la camioneta de SanPedrito, cabrón! ¡Córrele!-

Dicho y hecho. En chinga, me subí y sin pedos. Nos dieron unos tragos de una de esas botellas de whiskey baratas, y nos raspó suficiente para después gritarles como luchadores en el ring. Cuando llegamos, el puto bar estaba bien solo alav. Uno pensaría que en una ciudad en crecimiento como León. Se aprovecharían estas pequeñas oportunidades. Pero ni fue gente. Si acaso 5 tipos raros y las meseras. Como sea, ya bien enfiestados nos fuimos a las mesas frente al escenario. No sé qué pensaban los demás, pero a mí se me hizo mucho mejor. Es decir, piénsalo; todo el concierto de SanPedrito solo para nosotros, gratis y hasta adelante. Yeah.


10:23 ¡El ruido me gusta!


El Diego comenzaba a derretirse frente al micrófono. Le gritaba como si protestara al desgarrar su guitarra. En la última rola de su repertorio, se nos subieron las arañas y fue la mejor parte. En “Poder Crudo” mi abogado y yo, invadimos el escenario:

“De mi boca, nunca jamás, vas a escuchar: Ya no beberé, seré un profesional.
¡Pedo, dormiré! ¡en la calle sin un papel!” Algo bien.

¡ah que mar-tirio!


Fin

@EdiSong_

30 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo